madrid noche

La alegría en confinamiento, o no

Desde el día en el que nos encerramos/nos encerraron y empezamos a crear nuestra nueva realidad presente y futura, en la azotea de enfrente hay unas sábanas tendidas que nadie recoge. Mi teoría es que son las sábanas de unos chavales chinos que vivían enfrente de nuestro piso. Por las noches, antes de todo esto, los veíamos en su salón, mirando la tele, cenando, charlando. Fue encerrarnos y desaparecieron. Su salón ahora está siempre vacío y a oscuras. Javi dice que esas sábanas son el “símbolo de nuestra desgracia”.
Sigue leyendo

Lo de volver a la normalidad y esas cosas – y aquí seguimos, encerrados

Tengo la sensación de que todo empieza a ser un poco absurdo, hasta este blog. Aquí, estos días he escrito posts de desahogo personal (que es como el “desarrollo personal” ese tan famoso pero al revés, digo yo) y he escrito también algún que otro post de algo patrocinado. Y es que alguna que otra marca sigue queriendo que escriba cosas patrocinadas. Oye, bien, gracias, si hay que contribuir al absurdo contribuyamos.

Así que hoy me apetece hablar de trabajo y trabajar. O de no poder hacerlo.

Mi trabajo de profesora de teatro no existe ahora. Nada. No doy clases. No tengo alumnos. Bueno, los tengo, espero que sigan siendo mis alumnos, pero ahora están en sus casas, no nos vemos, no ensayamos. Como ya dije, los echo mucho de menos, pero no hay remedio por ahora.

Y mi lista de cosas que echo de menos del día a día y del trabajo crece y crece:

Sigue leyendo

smartbox

Regala experiencias para el día de la madre con Smartbox

Se acerca del día de la madre 2020, y este es uno de los momentos para hacerle a nuestra madre un regalo, para agradecer de una forma especial todo lo que queremos agradecer. Este año, si no tienes claro qué regalar voy a darte una idea, algo especial para el día de la madre, un regalo Smartbox.

Sigue leyendo

confinamiento

El vecino del tercero, vivir en una colmena y el confinamiento

Eran las 4 de la mañana del sábado cuando salté de la cama y, de pie, le pregunté a la nada a oscuras que cómo era posible.

—¿Todavía sigue el tío? ¿No se piensa callar? ¿Pero qué le pasa a la gente?— Con el pijama puesto y la cara de llevar intentando dormir desde las 00:00 salí al pasillo. Javi, que también estaba despierto, me miraba con asombro.

Me calcé las botas que tengo en la entrada, cogí el primer abrigo que pillé y me lo puse encima del pijama. Estaba dispuesta a abrir la puerta cuando Javi me paró y me preguntó que dónde iba.

Sigue leyendo

azotea

Encerrados en casa, cómo lo llevamos

Ya hemos perdido la cuenta del tiempo que llevamos encerrados, ¿qué más da si son 15 o 20 los días que llevamos en casa? Por ahora sí llevo la cuenta de las veces que hemos tenido que salir.

Hemos ido en todos estos días dos veces a la compra al súper, dos a la farmacia y hemos hecho alguna que otra mini carrera por la escalera para bajar la basura cada muchos días. También hemos ido a la azotea tres veces.

La sensación cuando hemos tenido que salir es la de que algo estamos haciendo mal. Vas por la calle y sientes que eres algo así como un delincuente. No por incumplir ninguna norma, porque las salidas han sido siempre muy necesarias, sino porque sabes que mientras más tiempo estemos dentro menos gente enferma.

Sigue leyendo

edificios

11 días de encierro por Coronavirus, incertidumbre

Llevo días queriendo escribir un rato aquí. Llevo 11 días de encierro por Coronavirus en Madrid, justo desde que decretaron el cierre de los colegios. Tuvimos suerte, ese día pudimos empezar nuestro confinamiento.

Los mensajes de “todo irá bien” se suceden, la desinformación nos intenta atrapar y atrapa a muchos. Las cosas reales que sabemos las sabemos porque tenemos un amigo enfermero que nos cuenta un poco, pero de forma clarificadora, cómo se viven las cosas en primera línea en la guerra. Básicamente está desolado y, su mujer, una de mis mejores amigas en la vida, me cuenta que ha dicho que siente que su trabajo ahora es “como poner diques al mar”. Y así sigue, yendo cada día a la trinchera, asustado y triste. Pero yendo.

Sigue leyendo

wlakman sony a105

Walkman Sony (NW-A105) 40 años después: crítica – lo tengo

Así me enamoré del Walkman Sony: en mi último viaje a Japón, mientras viajaba en un shinkansen (tren bala) vi a una chica japonesa con un reproductor de música de lo más cuco. Me fijé y era un reproductor Sony, y pensé: “quiero uno”. Al bajar del tren me olvidé, pero unos días después, en Tokyo, decidí ir a la busca y captura de uno para mí.

Fue entonces cuando supe que Sony acababa de relanzar su icónico Walkman 40 años después. Claro que este nuevo modelo de Walkman no se parecía en casi nada al que recordamos los más nostálgicos. No se usan cintas de cassette, ni tiene pilas, pero sí que sirve para escuchar música, y encima es precioso.

Sigue leyendo

rentalcars coche

Cobertura Premium de Rentalcars – Seguro todo riesgo ¿funciona o no?

Antes de coger por primera vez la Cobertura Premium de Rentalcars busqué y busqué opiniones en internet. Así que por eso me dispongo a dar yo la mía después de haberlo contratado y tenido que utilizar, por si puede servir a alguien. Empiezo por decir que sí, sí funciona.

Sigue leyendo

secador pelo

Como usar un secador dependiendo de tu tipo de pelo

Año nuevo secador nuevo. Tal vez has decidido que es hora de renovar el secador y el comienzo de un nuevo año puede ser un buen momento para hacerlo. También puedes elegir un cambio de estación o simplemente hacerlo porque sí.

Un secador de pelo es un accesorio imprescindible de belleza y su elección requiere cuidado, ya que no es algo que te compres todos los días. Como no es algo que necesites renovar muy a menudo, resulta que su elección es algo que hay que hacer despacio teniendo en cuenta algunos factores. Saber cómo usar el secador según tu tipo de pelo también es algo importante, hoy vamos a hablar sobre todos estos temas. En esta página web encontrarás algunos modelos para ir mirando y eligiendo.

Sigue leyendo

instagram ladychena

Propósitos año nuevo 2020

Todos los años lo mismo. Llega el final y hacemos “mi top 9 de fotos”, “mi resumen de”, “mi música más escuchada”, “el top ten de lo que sea”. Y las cenas en familia, los regalos, búsqueda e inversión, a gastar dinero. Mucho dinero. Preocupaciones ¿Le gustará?

Además comemos como si no hubiera un mañana. Corre el champán, los licores, los bombones. Subimos muchas fotos de árboles, de regalos apilados, de lo guapos que nos ponemos para fin de año, aunque sea en casa, con brillos, corbatas, pajaritas, lentejuelas. Mucho brilli brilli.

Sigue leyendo