Poder con todo

Dicen por ahí que querer es poder, que si lo quieres con todas tus fuerzas lo consigues, que si lo visualizas pasa, y que si no pasa es porque no has puesto las suficientes ganas. Entraría a valorar estas afirmaciones de forma pausada, lenta, argumentada, pero la realidad es que solo me dan ganas de decir algo así como: “¡que te vayas por ahí!”

No, no todo es ponerse con ganas, qué va, y eso ya lo sabemos. Pero oye, siempre habrá alguien que sabe más que tú que te martirizará con la cantinela. Sigue leyendo

Por qué no creo en el bloqueo lector

Creo que nos pasa a muchos; a finales de agosto, cuando vemos que septiembre está a la vuelta de la esquina, sufrimos un reseteo interno inevitable. Es como empezar el año, pero mejor.

A mí ya no me da por crear listas de cosas que quiero hacer y que no cumpliré, ¿para qué? Mejor tener las metas claras interiorizadas y, si no se puede, no se puede. Nada de fustigarnos con esa dieta que no se completa, ese deporte que no se lleva tan a rajatabla como se esperaba y, mucho menos, nada de castigarnos con cosas como: ¡tengo mucho que leer!

Sigue leyendo

Ya veremos qué pasa

Hace unas semanas pudimos irnos de vacaciones y salir de Madrid. No fue un gran viaje intercontinental, nos quedamos dentro de la península, cruzando, eso sí, a Portugal. Tuvimos la oportunidad de reencontrarnos con amigos del norte, de disfrutar de paisajes magníficos, comida espectacular y mucha tranquilidad.

Como todas las vacaciones se hizo corto.

Sigue leyendo

verano

Verano

Relato:

Cuando el sol de julio se ocultó tras el horizonte esperamos en silencio a que se iluminaran las estrellas. Aquel iba a ser nuestro último verano juntos, pero no lo sabíamos. Recuerdo que no hacía frío ni calor, la toalla sobre la que estábamos sentados seguía mojada y nuestros bañadores también. Apoyé mi cabeza sobre tu hombro, te pasé la botella de limonada que compartíamos, bebiste y entrecerraste los ojos; demasiada azúcar. Te miré de reojo, sonreías mientras me contabas algo sobre las Pléyades. Yo también sonreí. Ese año llevabas el pelo más corto, tu voz había cambiado, me hacía mucha gracia descubrir que tú seguías siendo tú pero que, por fuera, casi no lo parecías. Suspiré. Nos cogimos de la mano, entrelazamos los dedos y continuaste hablándome sobre la siete hermanas. No recuerdo nada más de aquel verano que quise que durase para siempre.

Camisetas personalizadas con frases de escritores: Printful

Inventando ando. Así, tal cual. Como es verano y tengo más tiempo libre me paso el día creando, pensando cosas que hacer. Hoy me ha dado por ponerme a mirar camisetas personalizables y se me ha venido a la cabeza  una idea brillante.  Bueno, tal vez la idea existe, pero no pasa nada. He pensado: “¿Y si me hago una camiseta con alguna frase de un escritor?” Porque ya tengo una de Sputnik mi amor, de Murakami, pero esa no es única, la compré en una tienda y hay muchas por ahí. Y así, entre unas cosas y otras, he llegado a una web y me he puesto a crear camisetas online con Printful.

Sigue leyendo

brindar

Cumplir un año más, me he regalado… ¡Gracias a todos!

Hoy es mi cumpleaños y toca recapitular. Ha sido un año lleno de situaciones inesperadas, de distancias difíciles, de reencuentros maravillosos, de grandes y largas llamadas telefónicas, de descubrimientos, de redescubrimientos, de risas, de lágrimas, y hoy toca volver a decir: «¿Ya ha pasado un año?» Y sí, un año más, completo, acaba de terminar y otro está empezando.

Sigue leyendo

Espérame en Weimar de Azucena Fernández, mi libro

Espérame en Weimar es mi segunda novela publicada, y sé que parece un poco raro este título de post, pero es necesario, cosas de internet, espero que me comprendáis. Y ya que estoy voy a hablaros del libro, no solo porque lo necesite de forma técnica sino (sobre todo) porque me apetece.

¿De qué va Espérame en Weimar? (sin spoliers)

Espérame en Weimar es una narración de amor, amor romántico, amor por la música, amor por los animales, amor por la libertad, por encontrar un lugar en el mundo, por la familia y por aprender a descubrir por uno mismo qué es lo importante. Sigue leyendo

La música mueve el universo y mi mundo

Cuando era muy pequeña, creo que tendría cinco o seis años, mi madre me compró una cinta con cuentos leídos, es lo que hoy día se llama audiolibro, pero en plan retro. En esta cinta, entre otros, estaba el cuento de El patito feo. Lo recuerdo con total claridad, tanto es así que sé que en plena apoteosis del pobre patito saltaba la cara A y debía correr a darle la vuelta a la cinta y poner la cara B.

Y dirás ¿te acuerdas de lo que escuchabas a una edad tan temprana? Sí, rotundamente sí. ¿Por qué?, te preguntarás. Porque tenía música. Cuando el patito feo se quedaba solo porque era diferente a los demás y le daban de lado, sonaba un fragmento de El lago de los cisnes de Chaikovski y entonces, matemáticamente, yo empezaba a llorar y a soltar unas lágrimas como puños. Mi madre la primera vez me preguntó si prefería quitarlo. —¡NO! —grité yo—. Me gusta. Sigue leyendo