instagram ladychena

Propósitos año nuevo 2020

Todos los años lo mismo. Llega el final y hacemos “mi top 9 de fotos”, “mi resumen de”, “mi música más escuchada”, “el top ten de lo que sea”. Y las cenas en familia, los regalos, búsqueda e inversión, a gastar dinero. Mucho dinero. Preocupaciones ¿Le gustará?

Además comemos como si no hubiera un mañana. Corre el champán, los licores, los bombones. Subimos muchas fotos de árboles, de regalos apilados, de lo guapos que nos ponemos para fin de año, aunque sea en casa, con brillos, corbatas, pajaritas, lentejuelas. Mucho brilli brilli.

Los propósitos de año nuevo

Después la cuesta de enero y los propósitos de año nuevo, casi todos medio surrealistas. Cada año es igual. Cada año cuando se acerca el 31 leo muchas recapitulaciones en Facebook que son todas casi iguales y me suenan como algo así:

El año ha sido bueno y malo y regular, he llorado y reído y aprendido, he crecido y he menguado. Adiós a los que se fueron queriendo, que os den, gracias a los que se quedan, moláis.  La vida es buena y la vida es mala, yo crezco tu creces el crece. Todos crecemos. Y todos sufrimos. Y también nos reímos. Y somos grandes y pequeños. Y gracias 2019. O vete ya año asqueroso. 2020 sé bueno. 2020 sé tan bueno como el 2019.

Porque tenemos la necesidad de cerrar. De que el ciclo termine. De sentir que empezamos desde cero. Que todo es nuevo cuando pasa el 31 de diciembre, y que ese cambio de día, de mes, de año y, tal vez de década, va a ser lo que estábamos esperando. Así como mágico. Una nueva oportunidad.

finisterra

Y lo de los propósitos… el año pasado los escribí, lo confieso. Creo que no cumplí ninguno. Siendo sincera no eran gran cosa, pero no pudo ser, se me olvida ser constante a veces. Así que mi propósito de 2020 es no proponerme cosas que luego no vaya a cumplir, y que encima me hagan sentir mal por no haber sido cumplidas. Que ya se hará lo que buenamente se pueda.

2020 va a ser el año en el que pasará lo que tenga que pasar, nada de exigencias absurdas. Cargas de más ¿para qué? Si ya bastante tenemos con el día a día y lo que nos pide. Un año libre, un año en el que sea lo que tenga que ser. Porque total, va a ser.

Quiero calma y paz mental. Que eso no es un propósito, es un deseo. Porque oye, no me voy a proponer nada para el año nuevo, pero por pedirle un deseo o dos no va a pasar nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .