Esta es la historia de cómo un acontecimiento esperado se convierte en algo que nunca quisiéramos repetir, de cómo algo con un origen muy concreto pierde su razón de ser, y de cómo he decidido que nunca más participaré en una Vogue Fashion’s Night Out, porque para pasarlo mal, siempre hay tiempo, y sobre todo ¿para qué hacerlo de forma voluntaria?

Un poco de historia, para entrar en antecedentes. Hace unos años Anna Wintour tuvo la idea de inventar lo que bautizó como Vogue Fashion’s Night Out. Iba a consistir en animar a la gente a comprar, así que las tiendas iban a abrir hasta las 12 de la noche en algunas ciudades y habría cosas divertidas para aderezar las compras, conciertos, descuentos, regalitos, Djs…  Hoy la cosa ha ido degenerando, y de esto ya no queda nada. Nuestra Vogue Fashion’s Night Out 2012 trae con ella una larga historia, así que intentaré resumir todo lo que pueda.

Semanas antes de que llegue la noche empiezan a aparecer en el mail las invitaciones de marcas, tiendas, eventos privados, se tramitan acreditaciones de prensa, comienzan a circular los “pasaportes” para tener acceso a las tiendas sin problemas. y un montón de cosas así

Cuando se acerca el día, vienen las quedadas con amigas, compañeras bloggers, comentamos lo que nos vamos a poner, vestidos, peinado, zapatos… porque con la que está cayendo apetece desconectar un poco y pasarlo bien, y todo lo hacemos con ilusión. Y llega el día, ese día en el que mi amiga Carmen, del blog Labrujacontacóndeaguja y yo nos encaminamos a vivir el momento. Y vamos con ilusión (y sin tacones, preparadísimas).

Una de las primeras cosas que hay que hacer, si eres blogger o redactora online y quieres vivir de cerca lo que se cuece en la Carpa Vogue (esa a la que van todos los famosos), es buscar tu acreditación de prensa. Así que llegas el día citada a la hora acordada, educadamente buscas a la persona de contacto, y te encuentas con una chica nerviosa, enojadísima por vete tú a saber qué, que casi no te mira pero te dice con muy mala gana “un momento por favor” (y con esto te quiere decir, “me tenéis hasta el moño”) y te ignora durante un rato largo mientras protesta con sus colegas, dantote la espalda, porque lleva al sol desde las 6. Un duro trabajo, sí, llevar unas cuantas listas de personas y tratarlas bien. Bueno… llevar unas cuantas listas de personas. Luego,  si consigues acreditarte, decides si entras o no a ver a los famosos, hacerles fotos y esas cosas.

Mi amiga y yo tenemos nuestra ruta lista y decidida desde unos días antes. Empieza la aventura. Así que seguimos la andadura de lo que será una larga noche. Visita imprescindible: Corte Inglés de Serrano. Las chicas de Bobby Brown nos esperan… ¿o no?

Continuar leyendo: Vogue Fashion Night Out 2012 Madrid, o cuando la VFNO ya no nos gusta

Sígueme

ladychena

Actriz, profesora de música y teatro y amante de la moda. Me encanta escribir de todo a todas horas (o casi), leer, y sobre todo, viajar sin parar para conocer cada rincón del mundo.
Sígueme