Estamos empezando el mes de octubre, así que este es un momento perfecto para hablar del Tsukimi, el Festival japonés para observar la luna. Cada año en otoño, coincidiendo con el calendario lunar, en Japón se celebra un precioso festival conocido como el Jugoya o Tsukimi. Es el festival para observar la luna.

tsukimi

En la cultura japonesa la luna tiene mucha importancia, ya que está conectada a la naturaleza y a las cosechas. Así que desde hace siglos en tierras niponas se celebra el Tsukimi y se observa la luna.

Este año el Festival tiene uno de los días de máximo esplendor hoy, 4 de octubre. Empezó el 29 de septiembre. Estos días se comen algunos dulces y comidas típicas como el Dango (pastel de arroz), y antes de comerlos es costumbre ofrecerlos en una bandeja a la luna.

¿Verdad que sabes que si observas la luna dentro de ella puedes ver la figura de un conejo? Pues hay una preciosa leyenda sobre esto relacionada con el Tsukimi, los días en los que mejor se puede ver el conejo en la luna.

tsukimi mirar luna

La leyenda cuenta que hubo un dios (rey del cielo) que quiso probar a los animales. El dios decidió aparecer en la tierra como un anciano con hambre y pidió comida a los animales. Todos los animales le llevaron comida,pero el pobre conejo no fue capaz de encontrar nada para ofrecerle al dios. Lo que hizo, sin previo aviso, fue lanzarse al fuego del dios para ofrecerse a sí mismo como ofrenda. Este se quedó tan impresionado y sorprendido por lo que hizo el conejo que le salvó la vida y le dejó vivir en la luna para siempre. Desde entonces todos podemos verlo en la luna y pensar en su ejemplo de virtud.

Espero que hoy miréis todos a la luna, veáis el conejo y disfrutéis de este momento mágico.

Sígueme

ladychena

Actriz, profesora de música y teatro, curiosa profesional de la moda y amante de las cosas bonitas. Me encanta escribir de todo a todas horas (o casi), leer mucho, y sobre todo, viajar y viajar sin parar para conocer cada rincón del mundo. La música, el teatro y el arte me alegran la vida. Y los libros. Siempre libros. Muchos libros.
Sígueme