Si no conoces la diferencia entre un kimono y un yukata y quieres saberla, este post puede interesarte. Hace unos días estábamos en una tienda en Nagoya, en una calle llena de comercios tradicionales en la que había varias tiendas de yukatas y kimonos preciosos. Después de 10 años viajando a Japón por fin, buscando entre los cientos de yukatas de esa tienda encontré un yukata que me dijo “llévame”. Fue el yukata el que me eligió a mí. Así que le dije al dueño, un amable joven vestido con yukata de hombre que si podía probármelo. Me dijo que por supuesto y me invitó a entrar. Después comprobó si podía usar ese yukata, ya que mido 1,70 y estaba indicado para máximo 1,68 de altura. La experta probadora le dijo que creía que sí, y que íbamos a intentarlo.

Mientras esperaba mi turno una chica japonesa se probaba lo que yo creía que era también un yukata. Era de color claro, blanco roto, y con algunas líneas anaranjadas. Precioso. El dueño de la tienda me explicó que lo que ella se estaba probando era un kimono, y que lo mío era un yukata. Y entonces empecé a distinguirlos de forma clara.

kimono japones

kimono

La diferencia básica entre estas dos prendas está en el tejido en el que se confecciona y los momentos en los que se usan. Resulta que un kimono se considera una prenda más lujosa, está más pensada para grandes ceremonias, grandes momentos y lo habitual es que sean de seda. Un yukata es una prenda más para el día a día, mucho más ponible y suelen estar hechos de algodón.

Otra diferencia es que un yukata se usa sobre todo durante la temporada de festivales de verano, y originariamente se usaba para entrar y salir delos baños termales tradicionales japoneses,  en este  caso normalmente ser aún más ligeros que los yukatas de calle y más cortos.

El yukata solo lleva un obi (“faja”) mucho más sencillo y fácil de poner, hay hasta 10 formas diferentes de colcar el obi, si llevas un yukata es más fácil, como me dijo la señora que me probó el mío “sólo tienes que atarlo a la cintura y hacer un lazo, después darle la vuelta y poner el lazo en la espalda”. Aunque venden lazos que se “pegan” a los obis, a mí me gustó mucho más la idea de un lazo real y casero.

Por todas las razones que hemos dicho anteriormente el precio es algo que diferencia también kimono de yukata. Los yukatas los hay practicamente de todos los precios, hay yukatas partiendo en algunas ofertas de 3000 yenes (que yo haya visto). En un kimono el precio varía  dependiendo de los materiales, el teñido, el estampado, el bordado y también el tipo de costura. Los kimonos más baratos suelen rondar entre 30.000 y 50.000 yenes y los más caros pueden costar millones de yenes.

En cuanto a accesorios también hay diferencias a la hora de vestir el kimono y el yukata. Los kimonos suelen llevarse siempre de forma obligatoria con las getas o los zori, sandalias bajas fabricadas de algodón y cuero, usadas con un calcetín especial blanco pero para llevar un yukata no son imprescindibles. Para llevar un tomesode, por ejemplo, el kimono que llevan las mujeres  en las ceremonias oficiales, son necesarios decenas de accesorios además del kimono y el obi, incluyendo ropa interior, adornos del pelo y el abanico.

Yo solo me compré el yukata, las dos cintas para atarlo correctamente (que no se ven) y el Obi. Y este es mi nuevo yukata. Lo lucí en Tokyo, durante el Matsuri en Yasukuni Jinja. A mí me encanta.

Matsuri en Yasukuni Jinja, Tokyo.

Una publicación compartida de 🍥A️zucena🍥 (@ladychena) el

Sígueme

ladychena

Actriz, profesora de música y teatro, curiosa profesional de la moda y amante de las cosas bonitas. Me encanta escribir de todo a todas horas (o casi), leer mucho, y sobre todo, viajar y viajar sin parar para conocer cada rincón del mundo. La música, el teatro y el arte me alegran la vida. Y los libros. Siempre libros. Muchos libros.
Sígueme