El sello (anillo con sello) era de las joyas que triunfaba en los 70, 80 y 90, y en aquel entonces lo hacía, sobre todo, en el público masculino. En el año 2000 también los vimos, y ahora, como casi todo lo retro y vintage, vuelven. Eso sí, son un poco más bonitos y menos de hombres, más sencillos y refinados y, por lo tanto, más apetecibles a la hora de llevarlos. Ya no tienen nada que ver con la realeza o la aristocracia, ahora son mucho más populares y más para todos.

sellos_

Fue Dior uno de los últimos en sumarse al boom de los sellos y lo hizo con su colección Lucky Dior. Los complementos sello de la maison francesa está formada por 5 modelos diferentes de anillos, y cada uno de ellos está grabado con los símbolos que representan a la firma. Así tenemos la abeja, el lirio del valle, el trébol, la rosa, la estrella, el óvalo y las iniciales se combinan y todos con algo de color.

lucky dior sellos anillos

 

Y los de Dior no son los únicos que se han animado, hay muchas marcas de joya española que podrás encontrar en Instagram que los ofrecen de todo tipo, y como no, ASOS, en la web encontramos muchos sellos, entre ellos un pack como este, 3 sellos por 9,49€

sellos asos

Si bien tenemos versiones para todos los gustos, el sello de 2017 se parece, como no, a los clásicos. Puedes elegirlo liso, personalizado con una inicial o como los de Dior, de colores y sibujos. Si quieres seguir la tendencia como tiene que ser elige el dedo meñique para llevarlo. Muchas de las firmas solo fabrican tallas adaptadas al dedo más pequeño y otras como Asos venden packs con varios tamaños para combinarlos.

sellos

Además, busca y pregunta en casa, porque lo más cool es llevar un sello “con solera”, es decir, heredado, de los de toda la vida, igual que se vuelven a llevar las medallitas con cristos y vírgenes. Dale una oportunidad a tus joyitas de la primera comunión, este es el momento.

Sígueme

ladychena

Actriz, profesora de música y teatro, curiosa profesional de la moda y amante de las cosas bonitas. Me encanta escribir de todo a todas horas (o casi), leer mucho, y sobre todo, viajar y viajar sin parar para conocer cada rincón del mundo. La música, el teatro y el arte me alegran la vida. Y los libros. Siempre libros. Muchos libros.
Sígueme