Esta semana hemos tenido una curiosa y  mala experiencia en la tienda Asics Outlet de Madrid Las Rozas, en The Style Outlets (lo que era el Factory de Las Rozas de toda la vida). Y como todas las anécdotas no satisfactorias en tiendas merece ser contada aquí, ya que a veces esto ayuda a futuros compradores insensatos como nosotros que tengan la idea de acudir a este Outlet de Asics. Las buenas también las contamos, pero hoy no toca…

outlet asics las rozas

Ya lo decía Gandalf ante el ataque del Balrog a sus compañeros de la Comunidad del Anillo: “corred, insensatos”. Ellos corrieron despavoridos, y lo mismo habríamos hecho J y yo de haber sabido la que nos esperaba por comprar algo en esta tienda.

corred insensatos

Intentaré resumir, pero a veces cuando me indigno me cuesta un poco no contar cada detallito. Básicamente en este Outlet quisieron no dejarnos devolver unas zapatillas que decidimos no quedarnos argumentando que las habíamos usado, cosa que no era cierta. Ahora, los detalles.

Fue el sábado a última hora de la tarde cuando decidimos pasarnos por la tienda Asics Outlet de Madrid Las Rozas, en The Style Outlets, desde ahora lo llamaremos “el Outlet de Asics” a secas, para no liarnos mucho con las frases largas. Fuimos con la idea de renovar unas zapatillas de running para J. y no habíamos mirado precios antes (error nuestro) en ningún sitio. Pero claro, si tanta gente va a esa maravilla de Outlet de Asics tiene que ser por algo, pensamos.

Después de mucho mirar y probar decidimos que las nuevas zapatillas de J iban a ser unas Asics Gel Cumulus 14. No sé si os sonará tan a chino como a mí al principio. Os cuento que son unas zapatillas de Gel y que las Asics Gel Cumulus has sido mucho tiempo consideradas como un modelo ideal en las zapatillas neutras de gama alta. Lo del número 14, o el que sea, viene según lo nuevo que sea el modelo. Es decir, las Cumulus 15 son un modelo más nuevo y mejorado que el 14, las 16 son mejores y más nuevas que las 15 y así.

Lo de que fueran las Cumulus 14 fue porque era el modelo más alto que tenían en el Outlet de Cumulus, no porque no nos gusten las cosas nuevas mejoradas. Pensamos que las ultimísimas serían muchísimo más caras en una tienda no Outlet y en nuestra mente la opción de gastarnos muchísimo en unas zapas no entraba.

cumulus 14 asics

Hasta aquí todo bien. El precio que marcaba la caja era de 93€ y se supone que el precio original de estas Cumulus 14 era de 134€ así que parecía una buena rebaja. Le preguntamos su opinión de precio a un amigo que también corre y es un poco más fan de las zapatillas que nosotros y de la marca, y dijo que no era un buen precio. Debimos hacerle caso (tenías razón Abraham). De todas formas yo convencí a J de que se las llevara, ya que siempre podíamos comparar y ,de encontrar algo mejor, devolverlas. Si nos las llevábamos ya y no había nada mejor, no tendríamos que volver a por ellas a Las Rozas (lejos de casa). Mala decisión por mi parte.

Ese mismo día por casualidad vimos en el Corte Inglés las Cumulus 16 (el modelo nuevísimo último) a 99,95€. ¡Tachan! Aquí algo no cuadraba. ¿Cómo iban a costar lo mismo las zapatillas que tienen dos años ya en el mercado y las casi recién salidas del horno? No tenemos respuesta para esto pero es tal y como os lo contamos, en resellers Asics hay precios más bajos de Asics que en sus tiendas Outlets o de temporada.

Gel Cumulus 16 asics

Gel Cumulus 16 Asics

Pensamos que no pasaba nada, se podría arreglar con una devolución, y el lunes en cuanto salimos de trabajar cogimos el coche camino del Outlet de Asics para devolver las Cumulus 14 para así comprar por 6 € y pico más las 16, las mejores, las más nuevas en la otra tienda (CI). Llamé  incluso por teléfono al Outlet de Asics de Las Rozas para asegurarme de que devolvían el dinero, ya que me acordé de otras marcas que solo te dan un vale de compra y de ninguna forma queríamos un vale de compra para esa tienda carísima, así que si ese era el caso, mala suerte, y tocaría quedarnos con las que no queríamos. Bien, me dijeron que sí devolvían el dinero, amablemente, y que teníamos 30 días para cambios y devoluciones.

Una vez allí el chico que estaba en la caja nos atiende y le decimos que venimos a devolverlas. – Aquí os cuento que la caja de las zapatillas estuvo en su bolsa en el salón de casa desde que llegamos con ellas hasta que salimos para la tienda a devolverla. Ni habíamos abierto la caja, ya que desde el primer momento sabíamos que era muy probable que las devolviéramos-.

El chico coge la caja, la abre, coge las dos zapatillas para examinarlas y nos mira muy serio y le dice a J: “Caballero, estas zapatillas están usadas, lo siento mucho pero no puedo devolverle el dinero”. Y nosotros ¿¿¿¿???? La respuesta fue “¿perdona?”, pensando los dos que lo habíamos escuchado mal. Y él todo serio, con cara de “os he pillado”, repite, “le digo, caballero, que estas zapatillas están usadas y que no puedo devolverle el dinero”. Yo con los ojos como platos le pregunté que por qué decía eso, J. le dijo que ni había sacado las zapatillas de la caja. El, mecánicamente repetía, “las zapatillas están usadas y no voy a devolverle el dinero. Caballero, tiene que esperar a que vuelva mi jefe el encargado para que él lo valore”. Claro, ahí ya empezamos un poco más nerviosos a decir que de qué iba, que cómo podía ser y J. le hizo notar que de estar usadas las zapatillas que nadie había sacado de la caja era porque ellos nos las habían vendido usadas. Yo le pregunté que por qué al venderlas no comprobaron con lupa cómo estaba la suela si para devolverlas sí lo hacían (lupa no, pero casi, eh). Y él repetía y repetía lo mismo diciendo además que no iba a discutir con nosotros. “No voy a discutir con ustedes, las zapatillas no están en condiciones de devolverlas y tiene que decidir mi encargado”.

Y por fin entra el encargado por la puerta. Nos ve a todos allí con la mala cara y pregunta que qué pasa. El chico dice… “quieren devolver las zapatillas”, y el encargado coge la caja. Entonces le pido por favor al chico que le explique a su jefe la situación y no me hace ni caso, así que le digo directamente al jefe que el dependiente nos ha acusado de querer devolver unas zapatillas usadas, y que ni las hemos sacado de la caja. El encargado nos dice que lo correcto en el procedimiento de devolución es preguntar si se ha usado el producto así que su empleado lo ha hecho bien, pero puntualizamos que eso no se había preguntado en ningún momento porque desde el minuto cero la frase había sido que “las zapatillas están usadas”.

Tras un mal rato de unos 15 minutos, en los que pensé que iban a sacar algún cacharro mágico que iba a demostrar que las zapatillas estaban usadas  el encargado nos trae unas zapatillas iguales de la tienda y las pone al lado de las “nuestras” y sí, la suela de la que nos habían vendido estaba más lisa que la de la zapatilla de la tienda… ¡nos habían vendido unas zapatillas usada! No lo admitieron, eso sí, se supone que nos hacían una especia de favor al hacer la devolución a la que por su política teníamos derecho. Porque sí, al final, tras quejas y quejas y quejas conseguimos que nos devolvieran el dinero y salimos de allí con el firme propósito de no volver nunca jamás a esa tienda.

Resumen:

En el Outlet Asics de las Rozas:

  • Venden cosas usadas.
  • Si quieres devolver algo puedes tener problemas.
  • El precio de Outlet es un poco irrisorio, modelos de zapatillas con dos añosa casi a precio de modelo nuevo en otras tiendas.

Al final hemos comprado las Asics Gel Cumulus 16 en El Corte Inglés y son hasta más bonitas. No somos fans ni detractores del El Corte Inglés y solo los nombro aquí porque así ha sido la historia.

Y para la próxima hemos aprendido:

  • No ir a un Outlet sin mirar los precios de temporada en tienda física de la marca y otras tiendas.
  • Mirar cada cosa que compramos sea donde sea como si todo estuviera usado, dejando locos a los dependientes si hace falta por revisar el producto antes de sacarlo de la tienda como si no nos fiáramos de nadie (a los del Corte Inglés los dejé locos, doy fe).

¿Os ha pasado algo parecido alguna vez? Si es así y queréis contarlo en comentarios nos encantaría leerlo. Porque estas cosas deben saberse.

 

Si habéis llegado hasta aquí, gracias por leer… 1400 palabras… 1qué locura!

Sígueme

ladychena

Actriz, profesora de música y teatro, curiosa profesional de la moda y amante de las cosas bonitas. Me encanta escribir de todo a todas horas (o casi), leer mucho, y sobre todo, viajar y viajar sin parar para conocer cada rincón del mundo. La música, el teatro y el arte me alegran la vida. Y los libros. Siempre libros. Muchos libros.
Sígueme