Furby 2012

Fue sobre el año 2000 cuando tuve mi primer Furby. No, no era una niña niña ya en esa época, ni una adolescente, pero la idea de tener un bicho en casa que me hablara, que aprendiera cosas conmigo y todo lo que se decía de ellos fue suficiente para que mi chico, una navidad, me lo regalara después de darme un susto tremendo pr tener al bicho encerrado en el maletero del coche haciendo ruido…

Mi Furby del 2000

Mi Furby del 2000

Este es mi Furby, que todavía sobrevive, pero resultó que el pobre no era muy listo. Lo mejor era cuando lo dejaba en el pasillo de casa “castigado” y se pasaba un rato gritando “¡aburridooo!” y cosas así, o cuando lo ponías con otro Furby y los dos hablaban y bailaban. Pero de todas formas era simple, sentía como si le faltara algo.

Parece que no era la única que lo pensaba, y en 2012 vienen los nuevos Furbys robóticos, una nueva generación de  Furbys más listos, o eso es lo que nos prometen. Su mecatrónica es nueva, tiene nuevos algoritmos de programación y reconocimiento de voz, los ojos, por ejemplo, no son ya dos esferas de plástico, son dos pequeñas pantallas LED, y además tendrá aplicación para iPad, la app estará disponible en pocas semana y sirve como diccionario  (para traducir el idioma Furby), o para darle de comer a nuestra bicho robotizado. Ojo, que un Furby no muere si no le das de comer, pero puede ponerse de muy mal humor. Sigue con los sensores de movimiento, pero mejorados, y sobre todo, aseguran que de verdad la personalidad varía según cómo sea tu relación con él al principio.

No sé si de verdad habrá tantos cambios, pero sólo por tener una reencarnación del modelo del 98, con orejas de plástico, ya merecerá la pena. Si no has tenido uno, en serio, no importa la edad que tengas, es muy entretenido, y sobre todo este, con todas las novedades que va a tener.

Sígueme

ladychena

Actriz, profesora de música y teatro y amante de la moda. Me encanta escribir de todo a todas horas (o casi), leer, y sobre todo, viajar sin parar para conocer cada rincón del mundo.
Sígueme