Anoche en el Teatro Nokia de Los Ángeles tuvo lugar la celebración de los American Music Awards 2011. Fue una alfombra roja de lo más particular, un poco tristona, ya que hubo un predominio muy claro del color negro y los tonos metalizados, pero algunas cosas podemos destacar. Heidi Klum y Jennifer Hudson fueron dos de las invitadas que apostaron por los tonos metálicos de la noche, junto a Selena Gomez y al dorado de Taylor Swift.

El Reem Acra de lentejuelas doradas de taylor Swift dejó claro cómo los palabras de honor, tan difíciles de llevar para muchas, están hechos para ella. Selena Gómez me pareció muy original, con el vestido de satén estaño de Giorgio Armani que aligió. Su estilismo nos trasladaba a los años 20, peinado con raya al lado y tirabuzones, y falda larga de flecos.

La presentadora de la gala, Katherine Heigl fue una de las que se decantó por el negro absoluto, con un diseño de Roberto Cavalli, clutch de Judith Leiber, zapatos de Jimmy Choo y pendientes de Sutra. Beyonce  y Alanis Morrisette se unieron a la elección del negro. No entiendo tanto negro en una Alfombra Roja, por eso agradecí muchísimo la aparición estelar de Miss Katy Perry, con su estrafalario vestido estilo japonés rosa, que combinadba son su ya clásico tinte rosa y esos zapatos entre azul y morado que eran un alivio para los espectadores, hartos ya de tanto tono oscuro y metalizado.

Como viene siendo habitual el look de Kary Perry en la alfombra fue criticado hasta la saciedad y se la incluye en general en el grupo de las peor vestidas de la noche, pero su vestido de influencia oriental en tonos rosa claro, el pelo rosa y los zapatos azul klein nos dejan una muestra de color que, después de tanto negro, se agradece en lo que es una noche de alegría y celebración. Para mí se salva y con creces. Vamos a ver las mejores fotos de la Alfombra Roja AMAs 2011. Doble click en las imágenes para verlas tamaño completo.

Imágenes | www.justjared.buzznet.com

Sígueme

ladychena

Actriz, profesora de música y teatro y amante de la moda. Me encanta escribir de todo a todas horas (o casi), leer, y sobre todo, viajar sin parar para conocer cada rincón del mundo.
Sígueme