Si bien es verdad que Emma Stone está muy rara en la nueva portada de Vanity Fair (el photoshop ha atacado tanto que su cara no parece su cara) rara pero guapa, y lo que sí que me ha enamorado por completo es el increíble bikini de rayas rojas y escote halter de Marc by Marc Jacobs.

Emma en la entrevista confiesa que aun no está acostumbrada a que la reconozcan por la calle, y que está muy nerviosa con esta portada en bikini porque sus amigos la están esperando y ella no sabe si luego va a querer que la vean.

Sobre cómo se cuida asegura que no sigue ninguna dieta milagrosa y que las dietas de las famosas de hollywood le llaman mucho la atención, pero para mal (eso de comer en todo el día un trozo de pollo no es para ella). Sí que hace pilates para mantenerse en forma, pero no mucho más. Y está preciosa. Es preciosa.