El viernes pasado 30 bloggers de moda españoles tuvimos la oportunidad de visitar el Atelier de Maya Hansen en Madrid gracias a @modayblogs. Fue una experiencia inolvidable, un verdadero placer, y es que no sólo aprendimos un montón sobre los entresijos de los mágicos corsés de Maya Hansen, también pudimos conocerla en persona, hablar con ella, ver cómo fabrica los corsés, e incluso, las que quisimos, pudimos probarnos algunos de sus diseños.


Maya atendió con mimo cada una de nuestras preguntas, y así fue como nos enteramos cómo empezó su pasión por los corsés y cómo decidió dedicarse a esto. Sonriente nos contó que todo empezó por un novio que tuvo y que era gótico. Empezó a crear sus propios diseños de complementos con ese estilo, gótico, y de repente un día se vio en Berlín probándose un corsé. Esto le marcó tando que desde ese momento se dedicó en cuerpo y alma a investigar, materiales, formas de creación, se compró un montón de corsés de diferentes diseñadores y partes del mundo y empezó, poco a poco con sus diseños. En 2006 por fin se especializa como corsétière.



Entre deliciosos cockteles de Cointreau y exquisito sushi, recorrimos todos los rincones del Atelier, tocamos todo lo que quisimos con nuestras manos, conocimos a Siham, su asistente, una chica simpatiquísima que se desvivió por colocarnos los corsés, por buscarnos complementos y que es la que borda todos los complementos de los Maya Hansen a mano. Poco a poco me fui enamorando del ambiente que habían creado.

Y después de probarme uno de los corsés, lo supe: con un Maya Hansen te sientes más mujer, más femenina, e increíblemente cómoda. Una vez que te lo ajustan (porque te lo tienen que poner, y vienen con manual de instrucciones incluso) y controlas la respiración, es fácil moverte y tu silueta cambia por completo. No importa qué talla tengas, quedan bien a todo el mundo, todas estábamos guapísimas.

Los tejidos son traídos de todo el mundo, sólo trabaja con la máxima calidad y pone mimo en cada uno de sus corsés. Maya diseña cada patrón y a día de hoy todavía los corta. Y pesan, cada corsé pesa entre 1 kilo – 1 kilo 300 gramos, pero os aseguro que puesto no se nota nada. Hasta la mismísima Lady Gaga la ha elegido para encorsetarse, así que a Maya sólo le queda una espinita: Dita Von Teese. Seguro que queda poquísimo para que veamos a Dita con alguno de sus diseños. Os dejo algunas fotos de rinconcitos del taller, de algunas bloggers haciendo fotos hasta del más mínimo detalle, y de Maya, que es guapísima, y en persona mucho más que en las fotos. Pon un Maya Hansen en tu vida, porque siempre hay un momento para llevarlo. Yo pienso hacerlo, no lo dudéis.

Haz click y click en cada imagen para verla tamaño completo.