No sé si alguna vez os ha pasado que después de ver un vestido en un catálogo os enamoráis por completo de él y decidís comprarlo porque ES el vestido. A mí me ha pasado esta semana y os voy a contar el chasco que, una vez más, me he llevado por culpa de los catálogos de Mango. Esta vez el de Scarlett Johanson para Mango verano 2011.

El vestido en cuestión es el que veis en la foto de cabecera y os dejo también aquí una imagen del catálogo para que lo veáis entero. Es un vestido con tirantas y estampado de flores con un escote corazón que a Scarlett le queda como un guante. La tela según vemos en la foto es con fondo crudo, con una caída increíble y algo de vuelo (por un forro que lleva debajo, está clarísimo).

Pues una vez más la realidad no tiene nada que ver con lo que nos enseñan. Al llegar a la tienda en primer lugar tuve que pedir que me lo sacaran para entrar en el probador, ya que normalmente no los tienen en la tienda a la vista, por motivos que cada dependienta explica de una forma.

Una vez que lo tuve en mis manos pensé que era una broma, que no podía ser el mismo, pero me dirigí al probador, para darle una segunda oportunidad. El color, como siempre, no es el mismo, ni se le parece, la forma del escote también cambia, y no es que yo tenga poco pecho, es que el vestido habría que hacerlo de nuevo para que fuera ponible. La espalda lleva un escote imposible, cruzado, que casi llega al final de la espalda. Y la calidad de la tela… eso ya es punto y aparte. Parece tela más propia de un mercadillo o tienda todo a 100 que de Mango.

Resultado final: el vestido se quedó allí, y yo me fui con un disgusto considerable por la publicidad engañosa. Le hice fotos, para tener pruebas gráficas del momentazo. No lo quiero ni regalado. ¿Qué os parece? Precio: 39€, tal vez por eso no les podamos pedir más.